Diseño de interfaces (UI), diseño de interacción (IxD) y experiencia de usuario (UX) son tres términos relacionados con la creación de la web, que, a su vez, están ligados entre sí. Al estar localizados en el mismo ámbito habrá partes en las que se puedan confundir, pero lo cierto es que se complementan, puesto que cada uno implica un proceso y un foco concreto que hay que saber diferenciar. En cualquier caso, los tres son imprescindibles para tener un buen tráfico en la página web y que los usuarios te recuerden y se queden con el hotel.

Interfaz (UI)

El diseño de interfaces se centra en la presentación visual del producto digital, es decir, en el conjunto de elementos que dispone la pantalla para que el usuario interactúe con la página. Algunos ejemplos serían la selección y distribución de los elementos de la inferfaz, como los textos, fotografías, subtítulos…, o la consistencia del diseño en otras pantallas.

El diseño de la interfaz variará según el hotel, pero debe perseguir en todo momento un elemento básico: la funcionalidad. Cada uno de los objetos con los que se tope el usuario debe explicar el contenido de manera clara, ir destinado a ayudar al usuario en su búsqueda y dejar claro qué acciones puede realizar.

Cabe destacar que el diseño de interfaces no es lo mismo que el diseño gráfico, puesto que el primero puede abarcar este último o no. Cuando se realiza un wireframe (una especie de plano de pantalla), se está diseñando una interfaz, pero no tiene nada que ver con el diseño gráfico, que se daría al aplicar reglas de estilo.

Interacción (IxD)

Este es el nexo y el paso intermedio entre el diseño de la interfaz y la experiencia del usuario. Se trata básicamente de definir de qué manera la interfaz efectúa las acciones y operaciones propias que le han sido asignadas. Entre las decisiones que hay que tomar en este punto se encuentran qué respuestas ofrecerá el sistema a cada acción, de qué manera se produce la selección, cómo se accede a otras pantallas (deslizamientos, doble selección…), etc.

Experiencia (UX)

Este concepto está relacionado con lo que sucede delante de la pantalla, es decir, pone el foco en el usuario y en la experiencia que se le quiere proporcionar mediante la interfaz de la pantalla. En definitiva, hace referencia a lo que experimenta el usuario antes, durante y después de entrar en contacto con la página web. También podría definirse como el proceso de mejora de la satisfacción del cliente respecto a un producto.

Para hacer UX resulta fundamental comprender en primer lugar a los usuarios y sus verdaderas motivaciones y necesidades: qué acciones realiza, qué es lo primero que mira y qué reacciones tiene para poder decidir qué diseño es el más adecuado.

Esta experiencia no depende solamente del diseño, sino que implica lo que representa una marca y lo que hace sentir a sus usuarios. Asimismo, estas percepciones están ligadas a algunas cuestiones determinadas, como la memoria de las personas, por lo que el camino de vuelta debe ser lo más intuitivo posible; o el aprendizaje, motivo por el que habrá que mostrarle al usuario los pasos que tiene que dar para conseguir su objetivo en el menor tiempo posible.

A pesar de esto, una buena estructura fruto del diseño de interfaz será esencial para que los posibles clientes entiendan fácilmente todo el contenido. Habrá que tener en cuenta, por ejemplo, el espacio para deslizarse y navegar por la pantalla en el caso de un diseño UX para móviles, teniendo presente que los elementos y botones deben tener suficiente espacio como para que el usuario no le dé por error a unos u otros, o incluso saber qué tamaño deberían tener los botones para que puedan ser activados fácilmente.

Diseño de interfaces (UI), diseño de interacción (IxD) y experiencia de usuario (UX) son tres términos relacionados con la creación de la web...